Archives for noviembre 2014

El Génesis

El Padre trataba de crear el mundo de una bola de barro, la apretó entre sus manos para darle forma mas el lodo no se mantenía unido.

– La vida necesita de un padre y una madre. – dijo, y cerró los ojos. Al abrirlos, el vástago de su pensamiento estaba allí, La Madre.

Athanor la vio y supo que su obra estaría completa y sería hermosa. Se amaron en la oscuridad sin tiempo y al separarse el rostro de ambos brillaba refulgente. La luz iluminó todo y Él vio que La Madre tenía una mano cerrada; la abrieron con sumo cuidado, precavidos para no perder algo precioso y pudieron ver que estaba llena de pequeñas semillas.

– He aquí la vida, el fruto de nuestro amor – dijo Ella. – Desde ahora seré Ada, Madre y a ti habré de llamarte Atha, Padre.

Y siguiendo sus indicaciones, El Padre dejó caer las semillas en el barro primigenio y al apretarlo dio forma a la tierra.

Las semillas germinaron y de ellas nacieron los primeros árboles y sus raíces mantuvieron al mundo unido.

Pero Atha vio que el mundo no era perfecto, sus manos rugosas habían creado relieves que llamó valles, montañas y llanuras pues las suyas eran manos de artesano y estaban marcadas por el trabajo. Y vio también que, además de los árboles, en la tierra había ahora plantas y también criaturas que se movían de uno a otro lado y a todas amó El Padre. Mas los árboles fueron sus hijos primeros.
Y mirando a su compañera dijo:

– Yo soy Atha, Padre, pero también soy el artesano y mis hijos me llamarán Athanor, Padre Artesano y de ti han nacido todas las cosas y gracias a ti florece la vida. Digo entonces que tus hijos habrán de llamarte Adamast, Madre Naturaleza.

Y se amaron nuevamente, llenos de alegría y acordaron luego que el padre cuidaría a los hijos con el sol de su mirada y la madre velaría con luz de luna para que la oscuridad no asuste a sus criaturas.

Mas el amor los llamaría a unirse con frecuencia y es por eso que, a veces, vemos la luna cuando en el cielo brilla el sol.