Amargo otoño

Y le esperó cada día

hasta que sus piernas

se hundieron en el suelo

y sus brazos se elevaron al cielo.

Entonces, sus pensamientos se convirtieron

en hojas de otoño y partieron

en busca de aquel

que se resistía al horizonte…