Anadiplosis circular

Silencio que reina en mis pasos
Que avanzan dubitativos
Como envueltos en densa niebla
 
Niebla que tu voz disipa
Con la diáfana calidez
De las mañanas de primavera
 
Primavera de mi vida
Fue encontrarte en la desazón
De la que me salvó tu alegría
 
Alegría en la que creo
Si, ahora creo en ella
Pues me enseñaste a confiar
 
Confiar en ti, en mí
Y en esa unión, la nuestra
Que nos hizo invencibles
 
Invencibles frente a todos
Invencibles ante todo
Salvo el silencio