Ojos de botones

La abuela hacía muñecas de trapo y nosotros las vendíamos a los turistas en la plaza.
Secretamente esperábamos que, algún día, uno las comprara y nos las regalara.