Dormir

Ella lo encontró durmiendo sobre su lado de la cama. Preguntó por qué lo hacía, él sonrió y dijo: Cuando duermo con tu aroma, todos mis sueños tienen final feliz.

Siete deliciosos cachorritos

La camada era demasiado grande; no podían quedárselos. Hicieron un anuncio que decía así: Regalamos seis perritos lindos y uno feíto. Regalaron siete veces el perrito “feo”.

Caminaron

… caminaron pocos pasos, tomados de la mano, como niños perdidos…