Un dinosaurio triste

Estaba lloviendo y mis amigos y yo nos quedamos en casa para merendar. Mamá nos preparó tortas fritas y las comimos con la leche.
De repente empezaron a escucharse los ruidos que hacen los trenes; acá no hacen “chucu chucu”, sino “fuuuiiii”, finito.
Mamá dijo: ¿Chiquilines, a que se parece ese ruido?
El Carlitos que siempre habla sin pensar, dijo ¡¡A la bocina de un auto!!
-  No – dijimos todos- no se parece a la bocina de un auto; es más gruesa, como la de un camión. La bocina de un camión se parece a la de un auto, pero más gruesa, esta termina finito y la de un camión, no.
No es como la bocina de un camión tampoco.
Juan levantó la mano como si estuviera en la escuela y dijo, La sirena de un barco – después hizo que no con la cabeza y se quedo pensando…
Nos quedamos esperando para ver que iba a decir- la sirena de un barco no termina finito y esta sí…
Yo los miraba y no se me ocurría nada; pensé en una vaca, pero las vacas hacen “muuuuu”.
Capaz que una vaca triste sí, sino no.
Mi hermanito se puso a mirar una de dinosaurios en la tele y eso me dio una idea.
- Se parece a un dinosaurio, un dinosaurio solo y triste. -
Todos estuvimos de acuerdo.
Mamá sonrió y se fue a la cocina a prepararle el mate a Papá.