Mates

Ya casi no se hablaban así que decidieron separarse.
Pero, para evitar discusiones, acordaron repartir todo a la mitad.
Exactamente a la mitad.
Todo, hasta los mates.
Y para estar seguros de que tomaban la misma cantidad, no había otra que tomarlos juntos.
Así que allá siguen, compartiendo sus mates.
Uno para vos, uno para mí; uno para vos, uno para mí.
Y allí siguen, compartiendo todo.
Como toda la vida.

Speak Your Mind

*